Negros somos todos! Afrocolombianidad el Colombian black power

Celebramos el día de la afrocolombianidad sintiéndonos totalmente orgullosos de esa herencia africana que, no solo esta latente en la raza sino en la sangre por este mestizaje interminable que se dio en la época de la conquista e independencia de nuestro país.

Los negros fueron traídos en 1509 de diferentes países africanos, donde comunicarse entre ellos era casi imposible porque no compartían una misma lengua. Pasaron los años y hasta 1851 se decretó la abolición a la esclavitud y San Basilio de Palenque fue reconocido como el primer pueblo libre de América.

Al ser forzados a abandonar sus tierras por parte de los españoles, estosintentaron adaptarse a este nuevo continente sin olvidar sus tradiciones africanas que siempre llevaron en su corazón y que siguen intactas hasta hoy en día. Su música la adaptaron construyendo nuevos instrumentos como la marimba chonta, basándose en el balófono y empezaron a crear sus melodías con esos ritmos afro que recordaban de sus raíces.

Aquí empezó a darse una mezcla única que dio a luz nuevos ritmos resultado de ese mestizaje entre negros, indígenas y españoles. Los negros, solían improvisar con los instrumentos de los conquistadores cuando ellos no se encontraban en casa y esto le dio vida al currulao, un ritmo que en sus cantos cuenta toda la lucha negra, sus tradiciones y su vida en la orilla del mar, los brazos del río y los manglares.

La manera como lograron liberarse de los blancos fue usando sus cabezas como lienzos donde dibujaban en sus trenzas los mapas de territorios donde podían establecerse y escapar, un código propio entre ellos para liberarse de las cadenas blancas a las que estaban sometidos. Ellos huyeron a territorios lejos de los conquistadores en medio de la selva. Las cosas funcionaron, pero a partir de ese momento los negros empezaron a ocupar territorios de muy difícil acceso como lo es el pacífico colombiano, que por el racismo latente en el país se conserva como una región casi virgen e inaccesible con solo 2 vías hacia al mar después de 1.300 km de costa pacífica.

Vivimos en un país donde se reconocieron las comunidades negras en la Constitución de 1991, esto es 134 años después de abolirse la esclavitud, el estado no los reconocía como colombianos y después en la Ley 70 de 1993 donde se reconocen a las comunidades negras que han venido ocupando tierras baldías en las zonas rurales ribereñas de los ríos de la Cuenca del Pacífico y se pretendía establecer mecanismos para la protección de la identidad cultural y de los derechos de las comunidades negras de Colombia como grupo étnico, y el fomento de su desarrollo económico y social, con el fin de garantizar que estas comunidades obtengan condiciones reales de igualdad de oportunidades frente al resto de la sociedad colombiana.

Hemos sido un país racista, donde desconocemos nuestra herencia africana e indígena porque en las aulas se nos muestra como algo negativo y la conquista como la salvación de nuestros pueblos. Pero creo que la historia se aleja mucho de eso, nos contaron una historia donde enaltecen las acciones españolas y no donde se resalta la lucha y sufrimientos de quienes fueron sometidos.

En 1997, cuando tenia 5 años y estaba en kinder, nos ponían a hacer fila y darle la mano al compañero. Era normal que no le dieran la mano a mi amiga o se la cubrieran porque su color de piel era diferente y así todos se dieran cuenta de esa situación, ningún profesor hizo nada por cambiar esto.

Tenemos que apropiarnos más de esas herencias, dejar de negarlas y reconocer que la nostalgia la llevamos por el legado indígena, la alegría la llevamos por la herencia afro y los españoles, bueno, ellos tal vez nos heredaron las influencias en ritmos como el joropo, más tranquilo que una cumbia.

Aún se vive en tiempos de la conquista. Recuerdo cuando estaba en Puerto Nariño y escuchaba las dos misas por día que habían en la iglesia al lado del hostal donde dormía. Se seguía hablando de evangelizar a aquellos salvajes (indigenas tikuna y yaguas) que aún no son capaces de “reconocer” al Señor! Es ahí cuando uno se da cuenta que hay bastante por recorrer, por valorar y por aceptar.

¡Todos estos legados somos nosotros, este es nuestro pueblo, nuestra cultura y esto en si es lo mejor que tenemos para mostrarle al mundo! ¡Negros somos todos en la sangre y ojala en el corazón!

“Hay un sinfín de maneras para ser feliz en la vida pero todo empieza valorando y aceptando lo que eres! Negros somos todos de sangre y tenemos que empezar a valorarlo”

Deja un comentario